Cloro tradicional vs Cloración salina

204

Desde Innowater nos quieren presentar las principales diferencias que existen entre el cloro tradicional (cloro químico) y la cloración salina, para ayudaros a que podáis determinar, por vosotros mismos, qué alternativa es lo que más os interesa para el mantenimiento de vuestra piscina; cloro químico vs cloaración salina.

Para ello, se plantean una serie de comparaciones relativas a los diferentes aspectos donde influyen ambos:

  • El cloro tradicional se tiene que verter de forma continuada al agua de la piscina, ya sea de forma manual o automática, para que el proceso de limpieza y desinfección comience. Por su parte, en la cloración salina el cloro se obtiene directamente del agua a tratar, gracias a la sal y un proceso electrolítico.
  • A lo largo de la temporada, son muchas las veces que hay que reponer el cloro químico que se vierte en la piscina, por lo que supone que hay que realizar varias compras de este. En el proceso de cloración salina sólo hay que añadir sal una vez, al inicio de la temporada, y ya no es necesario realizar ninguna operación adicional.
  • Como consecuencia del punto anterior, el mantenimiento con cloro químico es económicamente más caro, ya que hay que ir comprándolo varias veces a lo largo de la temporada, mientras que, en la cloración salina, sólo se paga el coste inicial de la sal, y la electricidad.
  • El cloro tradicional está compuesto de elementos químicos que son los que provocan la reacción en el agua, para generar la limpieza y desinfección, y por consiguiente se producen emisiones de CO2 a la atmosfera. El proceso de la cloración salina es un proceso natural, que no necesita ningún elemento químico, por lo que ayuda al medio ambiente.
  • Cuando los bañistas, independientemente de la edad, abren los ojos en una piscina con cloro químico, este les provoca una irritación, enrojeciendo los ojos. En las piscinas con cloración salina no se produce esa irritación en los ojos ya que los elementos son puros y no provocan reacciones.
  • Otra de las partes del cuerpo a las que afecta el cloro tradicional es el pelo, ya que provoca que desaparezcan los lípidos de la cutícula y degrada las proteínas por lo que provoca que el pelo se vuelva quebradizo, poroso y seco. Con la cloración salina, el pelo no sufre ningún deterioro ya que el proceso de creación del cloro es natural y por tanto, no es dañino.
  • El cloro químico deteriora el manto graso protector de la piel, lo que provoca irritaciones, hinchazones o perdida de melanina. En el proceso de creación del cloro en la cloración salina, no se utiliza ningún elemento químico por lo que el agua de la piscina no genera ninguna reacción adversa en la piel de los bañistas.

En definitiva, la gran conclusión a la que nos lleva este artículo es que el cloro tradicional genera su acción a través de productos químicos, que resultan contaminantes, provocan irritaciones y son más caros, frente a la cloración salina que es un proceso que se produce de forma natural al combinar en el agua la sal y la electricidad y por consiguiente es la evolución lógica que se debe aplicar en las piscinas para conseguir su limpieza y desinfección.

Si necesitas ampliar la información sobre como poder instalar un clorador salino en tu piscina, consulta en www.innowater.es

TIENDAS DE PISCINAS

Poolaria