Qué clorador salino comprar

68

La cloración salina, también llamada electrólisis salina, se ha convertido en el sistema de tratamiento y desinfección de agua en piscinas que mayor crecimiento ha tenido en los últimos años. No hay que olvidar que aunque ya tengas piscina y ya utilices otro sistema, puedes instalar un clorador salino fácilmente.

En este artículo queremos darte algunas pautas, como una guía de compra, a la hora de poder analizar y saber elegir la mejor alternativa para tu piscina.

Antes de empezar, debemos tener claros algunos aspectos a la hora de instalar un clorador salino:

  • Características de la piscina; medidas, volumen de agua, ubicación, protección, exterior, interior…
  • Tipo y características del agua; de pozo, de la línea general, de mayor o menor dureza…
  • Tipo de equipo de filtración; tamaño, ubicación…
  • Uso de la piscina; puntual, intensivo


Una vez tenidos en cuentas estos y otros puntos relacionados con la propia piscina, estos son algunos aspectos que entendemos hay que tener muy en cuenta a la hora de comprar un clorador salino:

  • Características de la célula electrolítica (material utilizado, origen…), prestando especial atención a su vida útil “real” prevista por el fabricante. Ojo con este punto, que suele dar lugar a malas interpretaciones y posibles enfados por parte del usuario, en el futuro. Algunos equipos son capaces de facilitar una duración aproximada en cada momento (al menos en porcentaje aproximado). NOTA: Lógicamente, esto variará en función del uso que se le de a la piscina y los fabricantes suelen dar cifras estimadas en base a horas de funcionamiento.
  • Precio de reposición de dicha célula. Debes contar con ello, tarde o temprano te tocará cambiar, y probablemente no sólo una vez.
  • Características de la/s fuente/s de potencia del clorador salino.
  • Servicio técnico y de asistencia del fabricante, incluyendo la disponibilidad de repuestos.
  • Posibilidades de instalación garantizando un funcionamiento óptimo. No todos los equipos pueden ser instalados en cualquier posición, lo que en ocasiones, dependiendo del equipo de depuración y del espacio disponible, podría ser un problema. Además, facilidad de instalación y de asistencia en caso de ser necesario. A mayor complejidad del clorador salino y sus piezas, mayores complicaciones a la hora de solucionar posibles incidencias.
  • Concentración de sal en el agua recomendada por el fabricante para un correcto funcionamiento del clorador salino.
  • Nivel de protección frente a la humedad, ante una posible corrosión, etc.
  • Cambio de polaridad. Manual, configurable, automático…
  • Opción de Supercloración para un uso puntual, en caso de necesidad.
  • Capacidades domóticas. Cada vez más demandadas en este tipo de equipos.
  • Rango de funcionamiento. Temperatura mínima y máxima del agua a las que el clorador salino puede funcionar correctamente.
  • Diseño y materiales utilizados en la carcasa.
  • Visibilidad de los electrodos a través de dicha carcasa o cassette. Es sumamente recomendable tener una visión directa del interior.
  • Capacidad de refrigeración y ventilación. Como cualquier equipo electrónico, el sobrecalentamiento afecta negativamente a su funcionamiento y a su durabilidad.
  • Indicadores de flujo, de salinidad…
  • Posibilidad de acoplamiento de otros módulos como por ejemplo, de control del nivel de pH o el Redox del agua de la piscina.
  • Usabilidad. Cuanto más fácil e intuitivo resulte el control de su funcionamiento, mejor.

Posiblemente hay más aspectos interesantes a tener en cuenta pero estos, en nuestra opinión son los más relevantes.

Evolink de BSV / Touch de TEAP / Hidrolife de Sugar Valley

En cuanto a qué equipos elegir, aquí están algunos ejemplos de empresas españolas con proyección internacional, especializadas en la fabricación de equipos de cloración salina, tanto para piscinas privadas como para piscinas públicas, con un amplio catálogo de cloradores salinos:

Resulta especialmente importante el elegir correctamente el modelo que vamos a utilizar en función del volumen de agua de nuestra piscina, ya que si por ejemplo nos quedamos cortos, esto no sólo afectará a un funcionamiento poco eficiente sino también a un mayor desgaste de la célula electrolítica.

Por tanto, es muy recomendable el contar con un asesoramiento profesional, que nos ayude a elegir el modelo más adecuado para nosotros.

Estos consejos son aplicables en la elección de cloradores salinos tanto para su uso en piscinas privadas, como piscinas públicas.

TIENDAS DE PISCINAS

Poolaria