Cloración salina en piscinas comunitarias

Piscinas más saludables en tu comunidad de vecinos

39

Hoy os queremos hablar de la utilización de la cloración salina en piscinas comunitarias. Ya estamos en junio y a partir de mediados de mes se abren la mayoría de piscinas en comunidades de vecinos. Un número enorme, teniendo en cuenta que la mayoría de comunidades creadas en las últimas décadas cuentan con piscina.

Al hablar de piscina comunitaria, normalmente no nos referimos a piscinas de pequeñas dimensiones sino a piscinas de mayor tamaño y una importante afluencia de bañistas durante la temporada de piscina. Además, resulta habitual que nos encontremos no con una sino dos piscinas en una comunidad de vecinos. Generalmente, se tratará de una piscina para adultos y otra para niños. Ambas necesitarán un importante nivel de mantenimiento.

En buena parte de las piscinas comunitarias que se han ido construyendo, nos encontramos con instalaciones adicionales para el almacenamiento de cloro químico (según normativa). Además, no debemos olvidar la necesidad de “repostaje” de ese cloro químico, y los habituales inconvenientes que puede generar. Esta es una de las razones por la que cada vez son más las comunidades de vecinos que se pasan a la cloración salina.

El cambio de de cloro tradicional a cloración salina es posible en prácticamente cualquier piscina. Cierto es que este proceso debe ser siempre supervisado por profesionales cualificados, que conozcan bien este sistema, su implantación y su funcionamiento.

Antes del cambio, debemos tener en cuenta varios factores:

  • Número estimado de bañistas en la piscina. Importante hacer la valoración tanto de los días de diario como los festivos o fines de semana, en los que probablemente aumente el número de bañistas.
  • Volumen de la piscina. ¿Cuantos metros cúbicos de agua hay que tratar? En el caso de piscinas desbordantes, al volumen de agua dentro de la piscina tendremos que sumar el volumen de agua en el vaso de compensación.
  • Horas de depuración de la piscina. ¿Durante cuántas horas tenemos el sistema de filtración funcionando? Tanto en días de uso normal como en días especiales con uso más intensivo.
  • Ubicación de la piscina. Conocer dónde está ubicada la piscina como la climatología de la zona resulta muy importante a la hora de saber sus necesidades. Saber temperatura, incidencia del viento, de la lluvia, horas al sol de la superficie de la piscina, etc, será muy importante.

Con toda esta información, nos resultará más sencillo determinar qué equipo, qué clorador salino es el ideal para nuestra instalación. Es fundamental que el clorador salino elegido sea lo suficientemente potente, de cara a que la desinfección y limpieza de la piscina sea óptima.

En Innowater, uno de los grandes especialistas de la cloración salina cuenta con diferentes modelos para dar respuesta a las necesidades de las piscinas comunitarias:

  • Cloradores domésticos: la gama va del el SMC 10 al SMC 50
  • Cloradores industriales de media capacidad: la gama va desde el SMC 75 al SMC 150
  • Cloradores industriales de alta capacidad: la gama va desde el SMC 250 al SMC 1.000

Dado el tamaño de las piscinas en comunidades de vecinos y su uso, lo más habitual será recurrir a modelos dentro de la gama industrial, ya sea de media o de alta capacidad.

Para más información sobre cloradores salinos para la piscina de tu comunidad de vecinos puedes visitar su web www.innowater.es

TIENDAS DE PISCINAS

Poolaria